Cómo reconocer a un Chilango en provincia

Los chilangos* dicen poder reconocer fácilmente a alguien de provincia cuando llega a la Ciudad de México y pueden tener su parte de verdad, sin embargo, también es bastante sencillo reconocer a un capitalino en sus andanzas fuera de su amada/odiada ciudad.

Aquí pongo algunos patrones que nos hacen fácil de ubicar un Chilango.

1. El Chilango inicia sus argumentos con un: “Pos hora sí que …” o “La neta es que …“, entre otras, un cantinfleo y muletillas varias pueden también estar presentes.

2. Si compartes vehículo con algún Chilango y estás en un semáforo u otra pausa del tránsito vehicular, no faltaran comentarios como “No mames, seguro esto para ustedes es un chingo de tráfico. Tráfico el del DF“. Y resaltará lo “bien” que se conduce en provincia.

3. Al ir entrando a alguna ciudad en provincia y encontrarse con “exclusivas” franquicias/negocios que le son familiares como un Oxxo, Sears, McDonal’s y otros, su sorpresa le hará comentar “Ay cabrón, ya les llegó la civilización” u otra frase ingeniosa y elaborada.

4. Si el Chilango en sus aventuras por la jungla provinciana tiene que tomar un transporte rural, muy probablemente se quejará por el olor y/o la disponibilidad de asientos y/o el precio y/o horario de servicio. Pues claro, estos nada tienen que ver con la comodidad del metro, metrobus y pesero en horas pico, donde hasta las palpaciones colorectales son gratuitas.

5. El Chilango es fashion y cualquier lugar es idóneo para usar gafas obscuras, aunque en el “DeFe” nunca haya usado.

6. ¿Internet en un pueblo de provincia? El Chilango tendrá un chiste buenísimo para esto, pero mejor no preguntar si tiene internet propio o agua potable y electricidad funcionando bien en su colonia, pues puedes recibir un mal gesto.

7. A cualquier electrónico que hayas comprado o quieras comprar te dirá “Yo te lo consigo más bara en …” y una colonia/tianguis fayuquero de su total confianza.

8. El Chilango no tiene o sabe algo, sino que “te lo maneja”.

9. Si se le acerca o se asienta un insecto en ellos escucharas un grito al puro estilo de Ned Flanders. Hay algunas excepciones, cucarachas o ratas del tamaño de un conejo sí te las manejan.

Estás solo son algunas señales ¿cuál agregarías?

Un saludo para mis buenos amigos capitalinos 😀

Nota: Tomar este post como lo que es, una broma. Cualquier parecido con la realidad … ya saben que sigue.

* Usando Chilango como gentilicio de todos los habitantes del Distrito Federal, sin entrar en controversia con que si se nació o no en dicho lugar.