Domingo en El Salto, Tetela, Morelos

El pasado Domingo (22/12/08) tuve una pequeña salida con mis compañeros de Alemán, entre los que se cuenta mi hermana y algunos familiares de ellos. Esto con los fondos del festival de Alemán que realizamos el año pasado, una muy modesta representación del Oktober Fest.

Nos decidimos por “El Salto“, un destino turístico muy poco conocido que se encuentra en las cercanías del municipio de Tetela del Volcán, en el estado de Morelos, México. Esta zona es una de las pocas con clima fresco en el estado y a estas alturas del año presagiábamos mucho frío, cosa que al final no sucedió para nuestra suerte. El plan era visitar “El Salto”, la caída de agua y posteriormente un criadero de truchas cercano.

Fueron aproximadamente 2 horas de trayecto, en las que se vio claramente el cambio de la vegetación en función de la altitud, algo que siempre me entretiene bastante, también aprovechamos con el alemán que estaba de visita para practicar un poco el lenguaje.

Un par de kilómetros antes de llegar el camino no es muy bueno para auto pequeño, así que por momentos teníamos que bajar para que pasara por pequeños riachuelos o por subidas pronunciadas. Como planeamos, lo primero fue visitar la cascada, yo esperaba muy poco debido a su poca fama, pero me lleve una grata sorpresa.

el-salto-tetela

La sorpresa fue en gran parte por la belleza de la caída de agua, pero también por encontrarla en una zona poco alterada por el hombre y casi en situación natural, eso hace muy especial a este lugar. Ahí hubo tiempo para todo, sacar las respectivas fotos, mojarse un poquito con el agua clara y visitar una cueva con la mayor cantidad de mosquitos que haya visto.

truchas-tetela-morelos

Después del cansancio del viaje y después de la pequeña caminata a las truchas, llegamos con mucha hambre al criadero donde probamos la recomendación, trucha “empapelada” a la mexicana. A mi me gusta bastante el pescado, y con hambre, no fue raro que termine primero.

Satisfechos del estomago y con la visita partimos de regreso sin mayor contratiempo y con ganas de planear una salida en el futuro.